¿Vas a hacer un viaje con un bebé? Te contamos todas las claves

¿Vas a hacer un viaje con un bebé? Te contamos todas las claves

La llegada de un bebé es uno de los momentos más especiales de una pareja. De repente, todo cambia y tienes que adaptar tu vida y horarios en función del pequeño. Desde las acciones más sencillas y cotidianas, como dormir, ir a trabajar o al gimnasio, quedar con los amigos o visitar a la familia, tienen que estar pensadas según el ritmo y hábito del bebé. Y lo mismo sucede si vas a realizar un viaje con un bebé. Si esperas a que crezca para no tener problemas, lo vas a tener complicado.

Pero no te preocupes, en este artículo te vamos a contar algunos consejos para llevarlo mejor y que tanto tú como tu pareja, y por supuesto, el pequeño sufráis lo menos posible y disfrutéis de un viaje ameno y divertido.

¿Qué medio vas a usar para desplazarte, avión, tren o coche?

Evidentemente, no es lo mismo que vayas a Madrid, Barcelona o cualquier otra ciudad de Europa en avión que en coche. La duración del viaje es diferente y lo mismo sucede con los requisitos. Pero lo primero es lo primero, por ello, vamos a centrarnos en el medio de transporte y todos los aspectos que implica.

El medio de transporte va a determinar las características y necesidades del viaje con tu pequeño. Y es que no es lo mismo el transporte y viaje con un bebé en avión que en tren, por poner un ejemplo. Sin duda, el avión es la forma más rápida de viajar, pero quizás sea la más molesta, por el tema de la silla y carrito.

Lo primero que tienes que hacer si vas a realizar un viaje en avión es diferenciar entre los viajes al extranjero de los desplazamientos en avión por territorio nacional. Piensa que los permisos, las necesidades, las colas y el tiempo de espera serán diferentes en cada caso. Por ejemplo, en el caso de que vayas a Inglaterra tendrás que pasar por aduanas para hacer las gestiones necesarias.

En cambio, si vas de Madrid a Baleares todo es más rápido y fácil, eso si no facturas. Por tanto, necesitarás estar antes en el aeropuerto si vas a facturar. Y aunque no lo hagas, lo recomendable es que estés antes, no vaya a ser que el vuelo se retrase o adelante. Por ello, te aconsejamos programar el viaje en función de su duración y el destino.

Una buena idea es hacer una lista con las cosas que vayas a necesitar, tanto dentro del aeropuerto como fuera, así ahorrarás comprar en el aeropuerto. Piensa que los precios son prohibitivos. Puedes llevar una botella de agua vacía para llenar en cualquier momento. ¡Evitarás muchos problemas!

El problema es que vas a pasar mucho tiempo en el aeropuerto, y puede darse el caso de que el pequeño necesite comer, que tengas que cambiarlo o quiera dormir. La clave para minimizar los incidentes es saber organizarse. Lo primero de todo es que no tengas ningún tipo de prisa y que estés preparado para tener muuuucha paciencia.

Lleva contigo acopio de alimentos y leche, los potitos serán clave. Eso sí, recuerda el tema de los líquidos y la limitación de los 100 ml. Consulta con tu compañía el tema de la silla, no todas las compañías aéreas te dejan llevar la silla en la cabina. Es recomendable que la midas para saber cuánto ocupa. Si tienes la suerte de tener una pequeña y que sea fácil de manejar, sin duda llévala contigo.

Por otro lado, no tengas ningún tipo de prisa por embarcar. Recuerda que los niños, en especial, los bebés tienen su ritmo y es primordial respetarlo para tener un viaje agradable y sin incidentes. No olvides aprovechar cualquier espera para descansar. Posiblemente, tanto tú como tu pareja durmáis menos desde que nació el pequeño y necesitéis horas extra de sueño. Por ello, es mejor que aprovechéis las largas colas del aeropuerto para recargar energías.

Eso sí, relevaros en el cuidado de los hijos para que tanto tú como ella estéis siempre disponibles y con energía. Antes te comentábamos la importancia de la organización, pero la clave es hacerlo con antelación. De esta forma, evitarás problemas con el papeleo, el hotel, las reservas y el viaje en general.

Por supuesto, lleva toda la documentación contigo (la tuya y la de los pequeños) siempre a mano. Así ahorrarás esperas en la cola. Otro consejo es el tema del desplazamiento al hotel, al aeropuerto o la estación de tren. Si vas a llevar tu propio coche échale combustible el día anterior para no tener problemas. Carga el GPS si lo necesitas y haz una lista de las cosas que vas a necesitar.

Consejos para llevar mejor la espera

Tanto si vas en coche, como en avión o tren vas a tener el mismo problema, que el niño o niños no te hagan la típica pregunta: ¿cuánto falta para llegar? A pesar de que la primera vez no es un problema, lo cierto es que repetidas veces cansa un poco. Respira hondo y no te preocupes, aquí tenemos un plan B para que se diviertan.

Si el pequeño tiene hermanitos necesitarás tener una alternativa para que estén entretenidos. Una consola es una buena idea, o una tableta con juegos puede ser la solución perfecta. Eso sí, llévala cargada tanto de juegos como de batería. Con respecto al pequeño, lo mejor que puedes hacer es estar preparado para cualquier percance. Por ello, lleva doble ración de comida, pañales, toallitas y leche para que no te falte de nada.

Ten a mano algún objeto o pelota para que pueda jugar con él, así lo tendrás entretenido un rato. También puedes llevar un juego de mesa desmontable tipo parchís, damas o ajedrez para jugar con tus hijos. ¡Seguro que así no se aburren!

Recomendaciones finales

  • Lleva todo la comida necesaria para el bebé. Piensa que en el lugar de destino igual tienes problemas para conseguir algunos alimentos.
  • Consulta con tu compañía aérea el tema de la facturación, las maletas y la silla. Puedes hacerles una pregunta por redes sociales, seguro que están encantados de resolver tus dudas.
  • Comprueba que en el hotel tienen alguna forma para que puedas calentar la leche.
  • Busca un hotel cerca de las actividades y la zona que quieras visitar. Así, ahorrarás tiempo y podrás hacer las visitas con tu pequeño. Lleva contigo un porta bebés para tenerlo contigo y evitar problemas con el carrito.
  • Realiza una búsqueda en hoteles que tengan todo incluido, recuerda que si llevas niños contigo el precio del alojamiento sube. Por ello, es buena idea conseguir un hotel que tenga todo incluido, o como mínimo, el desayuno.

Si sigues estos consejos seguro que no tendrás problemas a la hora de viajar con un bebé. Desde Renovalia LifeStyle, te deseamos el mejor de los viajes y al igual que este blog, tenemos una forma de vivir la vida, lo mismo sucede con los viajes. Y es que viajar con pequeños es posible y divertido, eso sí, ármate de paciencia y sentido del humor. ¡Ya verás como cuando pasan los años querrás volver al pasado y repetir más veces!