Cómo evitar parecer un turista: 8 consejos

Cómo evitar parecer un turista: 8 consejos

Irse de viaje siempre nos provoca una mezcla de emociones entre nervios, felicidad y euforia. ¿Y acaso no tiene que ser así? Por supuesto que sí, ya que esto es lo que hace de cada viaje una experiencia única e inolvidable, lo hagamos solos o acompañados. ¿Pero sabes que una vez llegues a tu destino lo mejor que puedes hacer es evitar parecer un turista? Tanto por una cuestión de seguridad, como para que la gente del lugar nos acoja mejor, hemos de vigilar todos aquellos objetos o comportamientos  que hacen que nos “etiqueten” como los típicos turistas.

Por eso hoy desde Renovalia Lifestyle te dejamos 8 consejos para que en tus próximos viajes consigas disimular al máximo tu lado “turista”.  Tú solo toma nota, llévate nuestros consejos en la maleta y empieza a disfrutar de todas las emociones que te esperan. ¡Sacarás lo mejor de tu espíritu viajero!

8 consejos para evitar parecer un turista

1. Aprende el vocabulario básico del idioma local

Es una de las reglas de oro para evitar parecer un turista, no seas uno de los que hablan a la gente local mezclando una serie de palabras sin sentido con varios gestos. Además, los gestos son más peligrosos que las palabras a veces, porque en otro país pueden significar todo lo contrario. Antes de irte de viaje, procura aprender algún término básico del vocabulario local y verás cómo conseguirás comunicarte con los demás de forma mucho más fácil. Aunque no hables bien el idioma, tu interlocutor apreciará el esfuerzo, por un lado, y por otro se dará cuenta que entiendes lo que él te está diciendo y se lo pensará dos veces antes de timarte. ¿Mejor practicar un poco antes de irte de vacaciones no? Así también tendrás la excusa para ir aprendiendo otro idioma.

2. no enseñes los souvenirs que acabas de comprar

Sí, lo sabemos, no es fácil aprender a no parecer un turista, ya que también se trata de controlar ciertas emociones y quitarse unas cuantas costumbres. Aunque estés súper emocionado y orgulloso de tu nuevo tambor afro o de la camiseta cool  “I love NY” y quieres mirarlos una y otra vez, no los saques de las bolsas hasta que no llegues al hotel. Un poco de prudencia no está de más, sobre todo en grandes ciudades en las que alguna calle puede ser más peligrosa que otra a nivel de crimen y robos.

3. no dejes nunca nada dentro de un coche alquilado

Un coche de alquiler tiene que pasar desapercibido en la medida de lo posible. Si dejas en la calle y no en un parking privado tendrás más riesgo de que te lo roben o lo abran. No dejes nada de documentos y dinero pero tampoco mapas, billetes de avión, guías y cualquier objeto que pueda hacer que el coche sea un “goloso caramelo”. Aunque no te lo parezca, hay mil ojos atentos que esperan a los turistas para robarles todo lo que puedan.

4. No abras un mapa en lugares con mucho “público”

Nada canta más que abrir un mapa enorme como una sabana y ponerse a planificar un ruta en medio de una plaza llena de gente. Es como decir en voz alta: “Hola soy un turista y estoy más perdido…”. Si puedes, opta por tener el mapa en el smartphone. Si por lo que sea necesitas abrir tu mapa en papel al menos hazlo en un bar o una tienda, un poco más lejos de miles de ojos indiscretos.

5. No cuentes el dinero en la calle o lugares públicos

Antes de llegar a otro país o al aeropuerto de destino, estudia un poco la moneda local para tomar confianza con ella. Estar 5 minutos contando y separando billetes y monedas delante de todos cuando tienes que pagar te identificará inmediatamente como un turista. Además, corres el riesgo de que se te caiga el dinero sin querer o de que alguien que pase por ahí te lo quite de las manos.

6. No expongas mucho tu cámara de foto

Otra de las cosas que te hace parecer un turista: las ganas irreprimibles de hacerle una foto a todo lo que te encuentres por ahí.  Dependiendo del país a dónde vayas, puede que no sea una buena idea ir de paseo con una reflex colgada al cuello todo el rato. Déjala en su funda y en el bolso y sácala sólo cuando tengas que tomar fotos de lo que más te guste y de lo más relevante. Para todo el resto intenta usar tu smartphone para hacer fotos más rápidas.

7. No lleves una riñonera, ni una mochila enorme

A menudo pensamos que llevar una riñonera pueda ser una buena idea para poner dinero u otros objetos de valor y pasear tranquilos por la ciudad que estamos visitando. ¡Pero nos equivocamos! Una riñonera no pasa desapercibida, de hecho en la mayoría de los casos te identifica inmediatamente como turista y puede convertirte en el punto de mira de los ladrones. Aunque nos encanta el espíritu “mochilero”, otra cosa a evitar es salir a pasear con una mochila enorme por la calle. Eso no implica renunciar a ella, porque además es muy útil si nos vamos de viaje muchos días, pero intenta dejarla en el hotel, hostal o lugar donde esté alojado y llévate contigo lo esencial.

8. No lleves la camiseta de tu equipo favorito

Hay que reconocerlo, a muchos de nosotros nos encanta cuando nos vamos de viaje lucir la camiseta de nuestro equipo favorito.  Pero no siempre puede que sea una buena idea. Por un lado porque casi todos probablemente se enterarán de nuestra nacionalidad,  y según qué país eso puede ser peligroso. Por otro, porque nunca se sabe qué conflictos pueda generar  nuestra “afición”. Podemos sobrevivir unos días lejos de nuestro equipo favorito, ¿no?

¿Te han gustado nuestros consejos para evitar parecer un turista? ¿Has puesto alguna vez en práctica alguno de ellos? ¡Compártelos  con tus compañeros de viaje y cómete el mundo!