Claves y consejos para tener la casa ordenada y limpia fácilmente

Claves y consejos para tener la casa ordenada y limpia fácilmente

Mantener una casa limpia y ordenada igual nos puede parecer una misión imposible, sin embargo, si seguimos unas pautas y hacemos caso a una serie de consejos podemos tener un entorno ordenado, limpio y, lo mejor de todo, de una forma fácil y sencilla. ¿Quieres saber cómo? Sigue leyendo, en este artículo te vamos a contar las mejores claves y consejos para tener la casa ordenada y limpia.

Los mejores consejos para tener la casa ordenada y limpia

Divide y vencerás

Muchas de las tareas que tenemos que hacer en una casa son una acumulación de pequeñas cosas, como por ejemplo, limpiar el polvo, pasar la aspiradora, o en su defecto, activar el robot aspirador, retirar la ropa tirada en los rincones, y barrer, entre otras. Si lo piensas bien, cada una de las tareas que citamos antes se realizan en cuestión de pocos minutos, pero si las juntamos todas nos llevan bastante tiempo y en función de la suciedad y cómo lo hagamos pueden pasar varias horas.

Dice una famosa frase: “Divide y venderás”. Y es que efectivamente, la división de estas acciones es clave para minimizar el desorden. Si cada día haces una pequeña tarea y las organizas para ir haciéndolas de forma continuada verás cómo lo llevas mejor. Además de mejorar la realización de tareas, vas a ver que te lleva menos esfuerzo y tiempo.

No es necesario pasar horas y horas limpiando un día cada semana. Lo mejor para evitar el caos doméstico es la planificación y organización. Cómprate una agenda y anota los mejores días para limpiar un rato, coméntaselo a tu pareja y organízate con ella. Y en caso de que tengas pequeños en la casa, no te preocupes, no los dejes aparte e involúcralos. ¡Ya verás cómo seguro que te ayudan!

El mantenimiento diario, aspecto clave

El mantenimiento diario y el orden están muy relacionados con la división de tareas. Sin embargo, en este caso debemos entender el mantenimiento por la organización de objetos y evitar tener ropa y espacios desordenados. De esta forma, luego nos es más fácil recoger todo. Piensa que si vas dejando cosas por todas partes, tarde o temprano las vas a tener que colocar en su lugar y posiblemente lo hagas cuando limpies.

Para evitar esta pérdida de tiempo, lo mejor es aprovechar cada momento para no ir dejando cosas por ahí tiradas. Si te acostumbras a no dejar nada tirado y limpias una cosa cada día, verás una gran diferencia en el tiempo que te lleva hacer las tareas cotidianas. Pero sin duda, lo mejor de todo, es que te costará menos esfuerzo una vez te acostumbres.

Y es que el desorden llama al desorden, piensa que si tienes todo tirado es más difícil recogerlo todo, además de darte más pereza y esfuerzo. Por ello, el mejor truco que te podemos contar para que tengas todo en orden es: pon orden aunque sea en una sola habitación.

Un ejemplo claro es la limpieza del espejo del baño. Aprovecha para limpiar el espejo cada vez que veas manchas de pasta de dientes, de las cremas hidratantes o las de después del afeitado, de esta forma, en vez de esperar a que se acumulen y retirarlas al momento el baño cambia totalmente de aspecto y siempre parecerá limpio. Ya verás como cuando veas el espejo sin manchas, te parecerá otro baño y querrás repetirlo en el resto de la casa.

Otra cosa que te puede ayudar a mejorar las tareas cotidianas es controlar el tiempo que te ocupa cada una de ellas. Prueba a cronometrarte y así sabrás con exactitud cuánto tiempo te lleva hacer cada cosa, así te podrás organizar mucho mejor y acabar antes. ¡Si te organizas bien y recoges las cosas cada día verás los resultados en breve!

Cada cosa en su sitio

Lo primero que tienes que hacer para ordenar las cosas es destinar un sitio para los productos de limpieza. Lo más recomendable es el baño o una habitación aislada y de difícil acceso para que no lleguen los niños y evitar problemas. De esta forma, podrás guardar sin miedo todos los productos químicos, como el amoníaco, lejía, y de paso aprovechar para almacenar la pintura y similares.

Una vez tienes localizado los objetos, es necesario dedicar un poco de tiempo a buscar sitio para los objetos que no uses. Piensa que muchas veces acumulamos cosas que después no utilizamos en años. Por ello, es bueno destinar unos minutos pensando y organizando dónde deben ir las cosas, además de guardarlas por orden de importancia.

De igual manera que la gente guarda la ropa en función de la estación (invierno o verano), puedes hacer lo mismo con algunos objetos como por ejemplo, las mantas, los edredones o las plantas. Combina la limpieza con cajones, destina cajas de plástico y utiliza organizadores. En el caso de que puedas incorporar un mueble esquinero colócalo en un lugar donde no ocupe espacio para guardar cosas.

Puedes aprovechar la misma táctica en la habitación de los pequeños, destinando cajas de plástico para que guarden libros, mochilas y todos los juguetes y objetos con los que juegan a diario. Mantener un hogar limpio y ordenado es algo que corresponde a todos los miembros de la casa. Puedes aprovechar y ordenar con ellos en forma de juego, seguro que ambos os divertís y pasáis un buen rato juntos organizando todo.

Hacer la cama cada día

Una cosa que provoca mucho desorden es una cama sin hacer. Hacer la cama puede ser una tarea aburrida, pero te aseguramos que una vez te acostumbres ni lo notas. Y es que si te dedicas a ordenar la cama cada día las habitaciones parecerán diferentes y te será más fácil hacer el resto de las cosas.

Recuerda, los mejores claves y consejos para tener la casa ordenada y limpia es hacer pequeñas cosas cada día, que no lleven mucho tiempo y esfuerzo, y hacer la cama es una de ellas. 

Otros consejos útiles

Si no sabes qué cosas puedes hacer para tener ordenada tu casa, toma nota, a continuación, te nombramos un pequeño listado:

  • Vacía la basura cada día.
  • Guarda los objetos como las llaves, el bolso, la maleta, el ordenador o la compra nada más llegar a casa. Haz lo mismo con la mochila del gimnasio y mete la ropa sucia en la lavadora.
  • Organiza la ropa que vayas a lavar en diferentes tandas en función de su color y materiales (blanca, color o ropa de cama). Así cuando vayas a poner la lavadora te será más fácil y sencillo.
  • No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.
  • Recoge la ropa sucia antes de dormir.
  • Deja la ropa del próximo día a mano, así no acumularás ropa por doquier.
  • Dedica un día a barrer, otro al baño, otro día a lavar la ropa y otro a la vajilla. ¡Ya verás cómo llega el fin de semana y tienes tiempo libre!

Si sigues estos consejos para tener la casa ordenada y limpia, ya verás cómo el desorden nunca entra en tu hogar. ¿Y a tí te han gustado estos trucos y claves? Si quieres saber más, pero sobre todo, vivir de una forma diferente, no dejes de visitar nuestro blog de estilo de vida.