Claves y consejos para cuidar la madera y que dure mucho tiempo

Claves y consejos para cuidar la madera y que dure mucho tiempo

El paso del tiempo no perdona para nadie ni para nada y es que muchos materiales como la madera sufren el estar puestos a la intemperie, el desgaste del uso y las inclemencias metereológicas, entre otros. La piedra quizás sea el mejor elemento para envejecer ya que muchos puentes, estructuras y casas de este material se mantienen en perfecto estado. La madera por el contrario sufre en exceso, sin embargo, si tomamos ciertas medidas y sabemos cuidar la madera nos puede dar muchas alegrías.

Características de la madera, no todas son iguales

Cuando hablamos de la madera lo primero que pensamos es que es un material endeble, barato, poco resistente, con posibilidad de que se incendie, que se desgasta muy rápido y que necesita mucho mantenimiento.

Si bien es cierto que en algunos casos y dependiendo del tipo de madera pudiera ser algo cierto, no lo es del todo. Vamos a explicarnos.

La durabilidad de la madera depende de cada árbol del que provenga y nada tiene que ver la madera de pino o cerezo europeo que la de teca, roble, elondo o ipé.

Y es que mientras los cuatro últimos árboles nombrados (teca, elondo o ipé) son, por decirlo así, casi indestructibles los primeros como el pino o el cerezo europeo son poco o nada resistentes.

Esto tiene que ver con la clasificación de la madera según el árbol del que se corte.

A continuación, relatamos un listado con la madera más resistente.

  • Madera muy resistente: entre estas especies de árboles se encuentran especies de continentes como América entre los que destacan el ipé, el iroko y el teca. Hay otra madera como el pantano, o el quebracho proveniente de Sudamérica que quizás sea la más dura del mundo ya que se usa en postes del tendido eléctrico y vías del tren y sin necesidad de tratamiento protectores. Además, aguantan el paso del tiempo y la lluvia al tener una buena densidad que la hace ideal para su uso en el exterior sin apenas protección.
  • Madera medianamente resistentes: hay otras maderas que resisten bien la humedad, pero no tanto como las anteriores. Entre estas nos encontramos el alerce, el roble europeo y el blanco, la encina, la caoba, el castaño y el cerezo americano.
  • Otras especies durables, aunque no tanto como las anteriores son el pino de Oregón, el olmo, el nogal negro americano y el fresno europeo.
  • Finalmente tenemos las especies menos duraderas entre las que nos encontramos el abedul, el chopo, el eucalipto, el abeto rojo y el aliso.

Y es que cada madera tiene un uso, una finalidad y unas características bien diferentes que hacen que sean usadas según las mismas para diferentes usos. No podemos tener en el exterior una madera como el eucalipto ya que se estropea más. Eso sí, si no la cuidamos mínimamente.

Y es que el mantenimiento es un aspecto fundamental de la madera que debemos hacer sí o sí a menos que tengamos madera de teca o iroko en nuestro jardín. La verdad es que a menos que paguemos el dinero que vale la madera debamos apañarnos con otras más comunes.

Pero no todos son malas noticias, un buen mantenimiento puede conseguir varias cosas. La primera que este material puede recuperar parte de su color y aspecto con un buen mantenimiento incluso en el peor escenario de que esté dañada. Mientras lo segundo es que un buen uso de materiales alargará su vida además de que no nos llevará demasiado tiempo aplicarla.

Cuidados de la madera en exteriores, terrazas y jardines

Como es evidente la madera que está en el exterior sufre mucho más que la del interior. Pero eso no significa que ambas no necesiten cuidados. En el caso de que contemos con elementos de madera como mesas, sillas, techos, barandillas y columnas debemos usar protectores que no alteren la calidad de la misma.

Los barnices para exterior solían ser la solución para recuperar el color de la madera, darle otro toque y protegerlo del sol y de los cuarteos. El aspecto de una madera sin proteger no necesita el barniz clásico ya que ahora la tecnología ha desarrollado barnices de poros abiertos que son capaces de entrar en el interior de la madera sin aplicar la película brillante del exterior.

Este efecto penetrante consigue dos cosas, reforzar la madera por dentro al tratarla como si fuera una especie de impermeabilizado y se puede aplicar sin la necesidad de lijar. Otro aspecto importante es que su mantenimiento es escaso ya que aguanta bien el paso del tiempo. En torno a cinco años es lo recomendado para iniciar el ciclo de barnizado de nuevo.

Esto es válido para maderas de exterior, pero también sirven para las de interior que sufren menos. Este barniz llamado lasur también vale para maderas blancas que son aquellas que no tienen tratamiento y son habituales en porches y pérgolas de madera.

Las maderas resistentes provenientes del Amazonas como el teca es impermeable, aguanta bien la humedad y no necesita pintura o barniz. En cambio, es corrosiva pero lleva bien los hongos y las termitas. Sin embargo, otras maderas de latitudes tropicales necesitan aceites para que no pierdan su color ni textura habitual.

La clave para proteger la madera de las inclemencias ambientales es elegir un buen protector que sea fungicida, que repela la humedad y que sea pigmentado en el caso de que la madera esté expuesta de forma directa con el sol.

Otro aspecto es darle una capa de barniz. Eso sí, debe ser de forma uniforme y rodear toda la madera para que no entre humedad ni bichos que puedan afectarla.

Existen otras soluciones como tratamientos a presión, tratamientos químicos como barnices, pinturas y el laminado de madera. También puede suceder que se aplique una combinación de los anteriores. Todo depende de cada caso y las características de la madera así como su exposición al sol.

Cuidado de la madera en interior

A continuación, os dejamos un listado de consejos y claves para el cuidado de la madera en interior, es decir, en muebles, sillas y armaros.

  • Lo primero es usar productos que no sean especialmente tóxicos y el uso de paños especiales para no arañar la madera.
  • Ni se te ocurra aplicar amoníaco en los muebles. A la larga lo fastidia y le quita el brillo. Si es para una emergencia puedes usarlo, pero no lo recomendamos en el día a día.
  • Haz una limpieza al menos una vez por semana de todos los muebles. Al menos quita el polvo acumulado.
  • La cera en pasto es una buena fórmula para limpiar los muebles. Eso sí, después de quitarle el polvo.
  • Evita que la luz penetre directamente en los muebles y el suelo. Usa estores, cortinas y otros elementos para evitar el contacto de la luz con la madera. El paso continuo del tiempo la acaba gastando.
  • Protege las bases cuando muevas los muebles.
  • Cuidado con la exposición de calor en mesas y muebles. Es decir, fuera vasos y tazas calientes de los muebles. Usa un aislante como un plato o una bandeja.
  • Las tarimas se desgastan. Es recomendable hacer un tratamiento de pulido o cera para que no pierdan color.

Y eso es todo. ¿A que no son tantas cosas las que debes hacer para mantener la madera de tu hogar?. Si se te ocurren más consejos e ideas que funcionen no dudes en dejarnos un comentario. Y ya sabes, en caso de que te haya gustado este artículo puedes compartirlo en las redes sociales. Y también seguir leyendo nuestro blog, y es que recuerda, en Renovalia LyfeStyle nos encanta vivir la vida de otra forma.

No Comments

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.