CARGANDO

Escribe para buscar

Evitar perder calor de la calefacción este invierno con estos consejos

Hogar y Decoración

Evitar perder calor de la calefacción este invierno con estos consejos

Compartir
Evitar perder calor de la calefacción

Otoño e invierno. Meses de frío intenso y lluvias, incluso en zonas acostumbradas al calor sufren durante estos meses la bajada de temperaturas al menos unas semanas o días. Por ello, para maximizar la temperatura de nuestro hogar, pero sobre todo para evitar perder calor de la calefacción te vamos a dar una serie de consejos y trucos para que aísles tu casa contra el frío y la humedad.

Conoce cómo calienta tu casa, no todos los hogares son iguales

No es lo mismo calentar una casa de 200 metros cuadrados que un apartamento de 40 metros.

Las características técnicas de cada hogar son diferentes, no sólo por los metros cuadrados, sino por otros factores como los materiales, acabados, ubicación y sistema de calefacción.

Igual es más fácil calentar una estancia grande en un apartamento pequeño que una habitación pequeña en una casa grande.

Por estos motivos, lo primero de todo es conocer cómo es tu hogar, saber cuáles son los lugares por donde se escapa el calor y cuáles son los sitios más fríos y húmedos. 

Para cada uno de los casos tienes que adoptar medidas diferentes. La clave no es tener una mayor cantidad de calor, sino evitar que se escape.

Esto se debe a dos motivos, el primero económico, es más fácil y barato mantener la energía que aumentarla con lo que se incrementa el consumo y el gasto.

Y el segundo, es el ahorro y la calidad. No hace falta subir el termómetro de la calefacción si mantienes una temperatura constante, tu cartera y salud, te lo agradecerán.

Para conseguir evitar perder calor de la calefacción haz lo siguiente:

  • Comprueba la temperatura de cada habitación y averigua por dónde se puede escapar el calor. Activa el sistema de calefacción que uses (caldera, gas o bombonas de butano), coge un termómetro y mide la temperatura en las diferentes habitaciones de tu casa.
  • Revisa ventanas, puertas y habitaciones donde tienes estufas (caso de que las tengas) midiendo no sólo la temperatura sino también viendo cómo se forma las corrientes internas. Si son estancias abiertas al exterior procura tener siempre cerradas las ventanas, en el caso de que se cuele el aire por las puertas puedes colocar burletes o fieltros protectores debajo de las puertas para mantener el calor en el interior. 
  • Mantén un circuito cerrado de calor y aísla bien las habitaciones para conseguir tener una temperatura constante en caso de que actives el sistema de calefacción que uses. En el caso de que una o varias habitaciones no dispongan de calor en ellas (por ejemplo, radiadores en su interior), es mejor mantenerlas cerradas para evitar que el frío de su interior se cuele al resto de la casa y la enfríe. Si necesitas calor en ellas, te aconsejamos que uses una estufa específica de gas, butano o una eléctrica portátil para esas habitaciones.
  • Ten aislados los radiadores y poténcialos con unos reflectores de calor colocados en las paredes. Estos reflectores los venden por internet, y sino quieres gastarte dinero los puedes hacer tú mismo con madera y papel de aluminio. En el siguiente vídeo de YouTube te indican cómo colocarlos de una forma rápida y sencilla.
  • Si estás pensando en cambiar las ventanas, te aconsejamos que lo hagas cuánto antes. Se trata de una obra que merece la pena ya que mejorar la eficiencia de las ventanas consigue incrementar la eficiencia del hogar de forma automática. Los expertos en aislamiento, diseñadores y arquitectos recomiendan hacer esta obra para mejorar el aislamiento térmico y el ruido del exterior. Para ello, puedes optar por poner doble cristal o bien optar por el sistema climalit que es un vidrio reforzado que actúa igual al doble ventanal al ser una barrera eficiente contra el exterior. Ten en cuenta que hay diferentes niveles de acristalamiento, de 4 mm, a 6 mm y 8 e incluso cámaras de aislamiento entre ellos. Lo recomendable es preguntar a una empresa especializada, ya te decimos que es una obra cara, pero merece la pena. Finalmente, si tu casa es muy fría es clave elegir un marco de madera o PVC ya que son más eficientes para mantener el calor que los de aluminio. Esto se debe a que el aluminio actúa como conductor y deja pasar el calor, en cambio la madera y el PVC no.
  • Si no tienes dinero o tiempo para cambiar las ventanas, o sencillamente no puedes o quieres, tienes una alternativa, cerrar los huecos al exterior con relleno. Para ello, rellena las juntas y fisuras con silicona, incluso en el caso de que no lo hayas hecho, te aconsejamos que revises el estado de las uniones, es posible que se cuele humedad por esos lugares. Para colocar la silicona basta con aplicar un cordón, echar cinta plástica y esperar a que selle.
  • Otro sistema es pintar las paredes exteriores e interiores con pintura aislante o térmica para evitar que la humedad penetre en el interior. Esto es especialmente útil en zonas de mucha lluvia.
  • Si vives en un ático o un piso alto, revisa las tejas del techo para evitar fugas internas de agua. 
  • Coloca los muebles de forma eficaz. No tengas nunca muebles cerca de los radiadores, las razones son varias, la primera porque se pueden estropear, sobre todo, si son de madera y baratos, y la segunda que actúa como barrera e impiden que el calor se expanda de forna eficaz. De igual forma, los muebles bien colocados pueden ayudar a mitigar el aire de las corrientes internas de la casa, en especial, en aquellas habitaciones centrales que están conectadas al resto de la casa. Tener muebles en estas habitaciones impedirá que el aire de un extremo llegue con facilidad a otros lados de la casa. Para ello, puedes jugar con separadores o biombos, y lo mismo si tienes una habitación demasiado caliente. Con estos separadores puedes trasladar y dividir el calor en una misma estancia para no tener la sensación de agobio o de que estás en una sauna.
  • Revisa la caldera o bomba de calor. Un mal mantenimiento puede ser la causa de un exceso de energía y por tanto, de aumento en la factura.
  • Si tienes caldera y radiadores, no te olvides hacer un mantenimiento, la caldera es obligatoria revisarla cada dos años y los radiadores deben ser purgados al menos una vez cada año, lo recomendable es hacerlo antes de activar la calefacción. Si no lo haces, el aire acumulado en el interior de los radiadores hará que la caldera genere más energía para mover el agua de las tuberías y no caliente tan eficazmente
  • Otra opción es combinar diferentes sistemas de calor, en especial, en pisos y estancias grandes. Usa deshumidificadores y otros sistemas portátiles como las estufas de butano para espacios pequeños y como fuente de energía más barata. Piensa que una bombona cuesta menos de 15 euros, puede durarte más de una semana poniéndola unas 4 a 8 horas diarias.
  • El rango de temperatura ideal que nos permite estar calientes sin gastar mucho ronda entre los 18 y 21 grados. Más no es conveniente, incluso en invierno. Piensa que por cada grado más que pongamos la calefacción el consumo pagarás unos 35 euros más cada año.
  • Instala un termostato y programa el encendido de la calefacción. Si tienes tarifa nocturna, hazlo por la noche para ahorrar. De noche hace más frío, pero pagas menos dinero por lo que por la mañana la tendrás caliente. Calcula las horas más frías y activa la calefacción una media hora antes. Piensa que el arranque es lo que más consume, pero una vez consigue mantener la temperatura la eficiencia aumenta, en especial, en las calderas.
  • Revisa la caldera y si puedes cámbiala por una de cogeneración ya que consume menos. Si este sistema no te convence opta por otros como la estufa de pellets, una bomba de calor, sobre todo, si vives en un piso pequeño ya que aprovecha mejor el calor. Las bombas de calor no son recomendables para lugares grandes ya que el ratio de eficiencia y reparto de calorías (unidad calorífica) aumenta.

Ahora que te hemos contado todos estos consejos ya no tienes excusa para evitar perder calor de la calefacción este invierno. Tan sólo tienes que poner en práctica aquellos que necesites o consideres más importantes.

Esperamos que te hayan sido útiles y consigas optimizar la temperatura de tu casa. Y recuerda, si te ha gustado el artículo no dudes en compartirlo en redes sociales o dejarnos un comentario o me gusta.

Y si quieres seguir leyendo noticias y consejos interesantes para tu hogar, no dejes de leer nuestro blog. Y es que en Renovalia Lifestyle nos gusta vivir la vida de forma diferente.

Etiquetas:
Artículo anterior
Artículo siguiente

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestro blog LifeStyle

Suscríbete a nuestro blog LifeStyle

Suscrito con éxito